About

Posts by :

CONSEJO ASESOR DE ASUNTOS ECONÓMICOS. DOCUMENTO Nº 6

85891428[2]DOCUMENTO Nº 6

Agencias de Calificación

871392199147_economizate_web

 

 

 

 

 

http://www.rtpa.es/video:Economizate_551400366872.html#sthash.y9DKKLYu.efvt

Consejo Asesor de Asuntos Económicos. Documento nº 5

007

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Documento 5

Vidas públicas.Vidas privadas. Juan Vázquez

http://www.rtpa.es/programa:VIDAS%20PúBLICAS,%20VIDAS%20PRIVADAS_1381130576.htmltpa

Economízate

la foto (7)

http://www.rtpa.es/programa:ECONOM%C3%ADZATE_1392198906.html

 

MEMES

 

154Ya no me sorprende, pero cada año constato que un número mayor de mis estudiantes no solo se comunica sino que se informa en las redes y a través de internet. Si los jóvenes no leen periódicos, pobres diarios y, sobre todo, pobres ediciones en papel.
Quizá porque no lo manejo bien ni lo entiendo del todo, me fascina lo que se relaciona con la comunicación en internet. Me maravilla y no deja de aterrarme a la vez. Es indudable que las redes ofrecen insospechadas posibilidades y que han democratizado la información. Pero también que existe un riesgo cierto de manipulación; que al tiempo que dan acceso a una ingente información, establecen una brecha insalvable entre los grupos sociales que la generan y los que la consumen; que igual que amplían la información, la simplifican a la vez.

Vivimos en la época de las “ideas contagiosas”, de los mensajes comprimidos, del manejo de las emociones, del dominio del continente sobre el contenido, de la apariencia sobre la sustancia, del lema sobre el pensamiento, de la información universal y de la universal manipulación de la información. More

Perspectivas económicas de América Latina

080 - copia

¿AMOS DE LA CIENCIA?

Copia de cimag15

 

 

cabecera_interior

El último premio Nobel de medicina, Randy Schelkman, nos sorprendía hace unas semanas al declarar el boicot a las revistas “top” científicas y con ello servía de altavoz para una disidencia que otros mantienen en voz baja.

No es cuestión ya solo de las “prácticas desviadas” que parecen aflorar en esta especie de “agencias de rating” científicas (no sé si más atinadas que las financieras) sino de su propia esencia, con un dominio y una estructura de incentivos tan poderosa que parece haberlas convertido en verdaderos “amos de la ciencia”. Editoriales evaluando a investigadores y detrás todo un complejo y burocratizado entramado con no pocas dosis de simplismo y de doctrinarismo.

A ello nos hemos adaptado todos y sobre ello se construyen carreras científicas y universitarias, se abren o se cierran puertas, se aceptan o se rechazan trayectorias, en nombre de una sigla que, en este siglo de siglas, se ha convertido en talismán en el mundo científico y universitario: JCR. Es, desde luego, un modo de medir en el que todo parece sintetizarse, pero también un modo de simplificar la complejidad científica y universitaria.

No sé si es que como decía Borges “las universidades prefieren las bibliografías a los libros”, pero no deja de resultar curioso cómo se santifica el número para construir escalas y que el mundo del pensamiento se resuma en citas, que el ámbito de la creación se impregne de mercado (de un mercado de citas que constituye ahora casi un reclamo corporativo obligado en las sesiones de todo congreso) y que el sueño de la ciencia se comprima en listados de artículos convertidos no solo en el símbolo del progreso científico sino casi en el único modo de valorarlo.

Desde luego que hay que evaluar, medir, exigir, rendir, pero no hay un único modo de hacerlo, ni ese modo sirve para todo ni en la misma medida, como si esos “amos de la ciencia” otorgasen la irrefutable y exclusiva condición de investigador, como si hubiese una única concepción de la investigación, como si no existiesen sustanciales diferencias por áreas científicas, como si se persiguiese penalizar también la dedicación a la gestión, a las tareas de transferencia de conocimiento o al gobierno universitario, como si se pudiese matar o poner fechas de caducidad a las trayectorias, como si no hubiese etapas en el periplo de los universitarios, como si la vida universitaria fuese un carril de dirección única.

No creo que pueda acabar con esto ni siquiera la disidencia de un premio Nobel. Pero al menos debería servir para reflexionar sobre la necesidad de introducir sentido y criterio para que lo formal no se imponga a lo sustantivo, lo puntuable a lo relevante, los síndromes de indexación a la solvencia de las trayectorias y la recolección de méritos a los sólidos curricula universitarios. Y para que no haya cotos cerrados de “amos de la ciencia”, especialmente en esta era de la difusión abierta del conocimiento.

Juan A. Vázquez es ex presidente de la CRUE.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/02/14/actualidad/1392375991_960650.html

CONSEJO ASESOR DE ASUNTOS ECONÓMICOS DE LA PRESIDENCIA DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS. DOCUMENTO 4

134 - copia

CAP-DOC 4. CONSORCIOS

Dar la nota

cabecera_interior

En la carrera hacia la universidad hay quien contempla la Selectividad como un último obstáculo. Y la consejera catalana de Educación [Irene Rigau], supongo que animada más por el rigor de pedir nota que por el afán de dar la nota, quiere subir la altura de esa última valla elevando de 4 a 5 la cota del aprobado.

No sé si la propuesta llega un poco tarde, cuando el sistema dibuja otros rumbos y se presenta cada vez más segmentado, pero puede que no le falte razón a la consejera y convenga que los corredores lleguen a la meta con mayor holgura en el último salto, para garantizar los conocimientos, la capacidad y el esfuerzo que han de primar en el mundo universitario.

Claro que hay también otras visiones y razones que, para poder juzgar con rigor su iniciativa, harían conveniente someter a la consejera a la técnica de la doble pregunta: ¿Lo que pretende es garantizar un mínimo de conocimientos o un ajuste entre oferta y demanda? Y, en este último caso, ¿a la entrada (por los recursos disponibles) o a la salida (por la inserción laboral) de los estudios universitarios?

Aunque la Selectividad fue concebida para garantizar los conocimientos y las aptitudes de los estudiantes para acceder a la Universidad, la realidad es que, con un 90% de aprobados (¿se quiere reducir esto?), más que acreditar conocimientos lo que hace es clasificarlos. Lo relevante, pues, es eso, en lo que el futuro de muchos estudiantes se juega en el estrecho margen de unas pocas décimas para acceder a unas titulaciones (pocas, y que podrían ampliarse) con requisitos de entrada y fuerte presión de la demanda.

Si lo que se persigue es, en cambio, garantizar el nivel mínimo de conocimientos exigibles para acceder a la Universidad, elevar el listón de la nota podría no ser mala cosa siempre que no fuese la única cosa, porque si de verdad se desea mejorar el sistema habría que revisar también los métodos, el modo de valorar no solo los conocimientos sino las capacidades del alumno, considerar aspectos como la vocación, la motivación y las cualidades personales y primar el historial sobre el resultado de un examen, para que lo que uno vaya a ser no dependa de un momento sino de una trayectoria.

Quizá sea la magia de los números, pero vivimos en un tiempo en que parece que el número lo santifica todo. No me cabe duda de que el conocimiento, el mérito, la capacidad y el esfuerzo han de ser exigencias para el acceso a la Universidad, pero me resisto a ponerle un número a esos principios y a que ese número (¿fruto de algún secreto algoritmo?) se cifre en 4 o en 5. Igual que me resisto a admitir que un solo examen sirva para calificar el potencial de un alumno y encierre el secreto exclusivo del éxito o de la proyección futura de muchos estudiantes. Notables fracasados en la universidad como Steve Jobs o Bill Gates (que llegó a definirse a sí mismo como “el mejor de todos los que fracasaron en la Universidad de Harvard”) no sé si habrían llegado a dar la nota.

Juan A. Vázquez es expresidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).