Colombres. Archivo de Indianos

 

IMG_1592reyes_colombres_pueblo_ejemplar_asturias_20151024_52LNE GIJON

 

Hay una Asturias que se prolonga por todo el mundo; que hace a Asturias más abierta y global; que convierte en próxima la distancia para afirmar raíces y reforzar vínculos e identidades. Es la Asturias de la emigración. De la de antes y de la de ahora.

De la emigración de siempre, que forma parte de una de las más destacadas esencias de Asturias; que ha dejado huella acá y allá; que ha sido ejemplo para los de dentro y para los de afuera; que ha estrechado lazos con países tan queridos como los de los hermanos iberoamericanos; que ha escrito páginas esforzadas e  imborrables de la historia de esta tierra. De la emigración de ahora, que extiende por un mundo globalizado, el conocimiento, el empuje, la iniciativa, de muchos de nuestros jóvenes profesionales.

 

Una emigración, de antes o de ahora, tejida de intensas vivencias humanas, de nostalgias y desarraigos, pero también de ilusión, creatividad, tesón y esfuerzo, que nos han dejado muestras imperecederas de empeños traducidos en grandes proyectos, de trayectorias ejemplares de los mejores rasgos que caracterizan una cultura del trabajo y una cultura de la empresa (de la que hoy contamos con la presencia de distinguidos representantes).

 

Una emigración, en fin, que nos hace presentes fuera y sentimos siempre presente dentro de esta tierra y que es parte esencial del pueblo de Asturias. Mucho de ese espíritu es el que se condensa también en este pueblo ejemplar de Colombres; el  que se conserva con celo en este Archivo de Indianos y Museo de la Emigración; el que se transpira en este lugar y otorga una significación añadida a un momento como éste en que celebramos un premio que, desde aquí, se extiende a muchos otros lugares y personas.

 

Lo celebramos con el respeto, el reconocimiento y la gratitud que la emigración nos merece; como un tributo a lo que ha sido, pero también a lo que ha de ser el pueblo asturiano de la emigración. No solo como nostalgia del pasado sino como proyecto de futuro, no solo como recuerdo sino como ocasión para reafirmar raíces comunes, para reforzar vínculos compartidos, para estrechar y renovar lazos que nos permitan aprovechar nuevas oportunidades y construir todos juntos un porvenir del que podamos sentirnos tan orgullosos como de nuestro pasado.