Por qué me presento

Doy el paso de presentar mi candidatura a la presidencia de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, como una seria responsabilidad y con el alto sentido del deber que implica.  Ante todo me siento ciudadano, y por eso comienzo por expresar mi gratitud hacia Ciudadanos que, al elegir un perfil como el mío, muestra una vez más que es verdaderamente un partido de la ciudadanía.

Seguramente mi posición como Catedrático de Economía, como Rector de la Universidad de Oviedo durante dos mandatos o como Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) es lo más conocido de mi trayectoria, que podéis consultar más ampliamente en el resumen de mi Curriculum en esta misma página web.

A lo largo de esa trayectoria creo haber adquirido experiencia en la gestión de lo público y alcanzado alguna proyección en la vida social. Pero es bien cierto que no he participado en la vida política ni tenido ninguna adscripción ni militancia partidista, porque he servido siempre a instituciones y no a partidos, y soy consciente, por eso, de que inicio una nueva etapa de mi ciclo vital.

Me tengo por persona suficientemente sensible como para no rehuir el compromiso ciudadano que creo que exige el actual momento político y eso es lo que me ha llevado a sumarme como independiente al proyecto de Ciudadanos, convencido de que es el partido que mejor representa y puede llevar a cabo el cambio de ciclo y de políticas que se necesita en Asturias; que es la fuerza centrista, reformadora y europeísta que mejor puede afrontar la defensa del constitucionalismo y la regeneración de la vida democrática frente a la amenaza de los populismos; y que aúna la tradición y el futuro de los principios de las democracias liberales que nos han permitido disfrutar  de décadas de bienestar y prosperidad.

Pero hay algunas razones más que han motivado mi candidatura y quiero expresaros brevemente. La primera es que, en tiempos tan decisivos como los actuales, no podemos permitirnos la pasividad y hay que dar el salto de pensar las cosas a ponerse a hacerlas. Que no podemos permitir que los nacionalismos y populismos destruyan la prosperidad y libertad que hemos conseguido en estas pasadas décadas, ni dejarnos arrastrar por falsas soluciones ante los enormes desafíos que se nos plantean. Que tenemos que reaccionar y rearmarnos intelectual y políticamente con la convicción de que la libertad de las personas, de las ideas y de los mercados son indispensables para el bienestar de la ciudadanía.

La segunda razón es porque creo que Asturias necesita un cambio de rumbo, un cambio de política y de políticos, porque las que hasta ahora se han aplicado no han funcionado, porque el ciclo actual está agotado y hay que abrir un ciclo nuevo con ideas, discursos y proyectos renovados. Durante años he investigado y escrito sobre eso y ahora ha llegado el momento de llevarlo a la práctica, convencido de que podremos desarrollar un atractivo proyecto, capaz de movilizar y modernizar la política, la economía y la sociedad asturiana.

Y la tercera, porque tengo la convicción de que conseguiremos hacerlo de otra manera, sumando solvencia, capacidad técnica y profesionales a la política, huyendo del frentismo de derecha e izquierda para contraponer tan solo la vieja con la nueva sociedad, con un relato compartido frente a las narraciones antagónicas y desde la posición de centralidad que representa Ciudadanos como antídoto de la polarización de los populismos de los extremos.

Estas son las más fundamentales razones, las principales motivaciones, que me han llevado a encabezar esta candidatura y a hacerlo con toda la ilusión, con todo el empeño y con toda la esperanza de alcanzar los mejores resultados para que, entre todos, podamos contribuir al progreso de Asturias.

Juan Vázquez García